15 abr. 2014

Cuando un adolescente sale de un centro de menores

Ayer estuve viendo el programa de Telecinco De Buena Ley, un programa que procuro no perderme porque me parece bastante útil conocer las soluciones legales que se dan ante ciertos problemas. No puedo evitarlo, es mi vena de crimonóloga y es la manera que tengo de estar al día sobre los cambios en la ley.

Precisamente en el programa de ayer se debatía el caso de un adolescente de 16 años que había cometido un robo con intimidación (que es un delito), ha estado internado en un centro para menores, se le va a acabar la condena y quiere volver a casa.

Fotograma de la película Sleepers, donde condenan a menores por un homicidio imprudente.

El caso es que la abuela y la madre viven juntas, su madre tiene miedo de las discusiones e insultos y no quiero que su propio hijo vuelva a casa, y su abuela que siente un amor incondicional por su nieto y quiere que vuelva al hogar.



¿El amor de madre es incondicional? Pueden existir muchos motivos o factores por los que un adolescente, "de repente", empiece a faltar el respeto y levantar la mano a sus padres, estamos hablando de un caso grave pero que está aumentando preocupantemente con los años. Y en estos casos siempre se debate sobre si los padres deben proteger a toda costa a su hijo o es momento de pedir ayuda y dejar que otros guíen al menor.

¿Cómo podemos actuar antes casos de extrema violencia de un hijo hacia sus progenitores? Si sientes miedo de tu propio hijo, por mucho que duela, lo mejor es pedir ayuda y denunciar los malos tratos. Las instituciones de menores se harían cargo de tu hijo y los psicólogos pueden ayudarte a entender qué ha ocurrido.

Sé que es muy difícil, es muy dura la decisión de denunciar a tu propio hijo, pero cuando tienes que poner un cerrojo en tu habitación porque tienes miedo, creo que ha llegado el momento de ponerle freno, ya que está afectando a tu convivencia, no se puede consentir y hay que buscar rápidamente una solución.

Fotograma de la película Sleepers, los adolescentes se dirigen al centro de menores.

Cuando un hijo adolescente acaba de salir de un reformatorio

En el caso que describen en el programa, el adolescente ha cumplido condena por el delito, así que se supone que ya está reinsertado en la sociedad y tiene que volver a casa, ¿qué pueden hacer los padres en la vuelta a casa? Aconsejo contar con la ayuda de un psicólogo para estos casos, tanto para el adolescente como para vosotros, los padres.

Te voy dar unas claves sobre cómo educar a tu hijo una vez que ha cumplido una condena por un delito:

        - El adolescente deberá ir a terapia psicológica para continuar mejorando su comportamiento, y también vosotros para que es enseñe unas pautas para re-educar al menor.

        - Hay que tener en cuenta que mientras se vive con los padres o se estudia o se trabaja, tiene que buscar una ocupación y tu puedes ayudarle con ello, motívale y cuéntale lo importante que es para sentirse realizado.

        - Se acabaron los lujos, y esto es lo más difícil de cumplir, si su comportamiento no mejora, adiós a internet, móvil, dinero,... Esto se lo tienen que ganar los hijos de cualquier edad cuando cumplen con sus responsabilidades y tienen un buen comportamiento en familia. Si tú no respetas a tu jefe, seguro que te despide, pues lo mismo con los hijos ;)

        - Motiva a tu hijo para que desarrolle su hobby. Normalmente los adolescentes que empiezan a delinquir suelen tener un problema de "aburrimiento", hay que mantenerlos entretenidos y subirle la autoestima desarrollando una actividad que le guste, esto le hará sentir bien.

Y sobre todo hay que tener mucha paciencia y aprender todos de la situación, busca profesionales que te ayuden y guíen en este difícil proceso, no estás solo.

Fotograma de la serie In Treatment, una adolescente acude a terapia. 

En el caso concreto del programa de De Buena Ley, el árbitro sentenció que, si la madre tiene miedo de que su hijo vuelva a casa, no hay por qué forzar esta convivencia (teniendo en cuenta que el niño tiene 16 años). Y lo que propone es que la madre le busque un piso tutelado para menores y que poco a poco intente un acercamiento con su hijo con ayuda de profesionales.

Es una buena solución y sobre todo justa :P porque tenemos que tener en cuenta que a los 16 años un menor puede pedir la emancipación de sus padres y vivir en pisos tutelados hasta la mayoría de edad.

Ante todo es mejor prevenir llevando a cabo una buena educación. Pero cuando ciertas circunstancias desencadenan este tipo de problemas de conducta, es mejor estar bien informado y saber cómo actuar en cada caso concreto. Ya sabes, pide ayuda a los servicios sociales que te asesorarán sobre todas tus opciones, te pondrán en contacto con profesionales y te ayudarán a solucionar tus problemas de convivencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogging tips